mi soledad con tu ausencia

yo sé que llegará
el día en que tus ojos
ya no me calmen,
que tú vendrás y no encenderás
en mi boca el deseo
que mis ojos
no te buscarán
entre otros ojos
que tu boca ya no será la causa
de mi sed infinita
llegará un día sin retorno
en el que ya nunca podrás hacer en mí
lo que hiciste un día
ni de mí, lo que fuiste
porque te sobró tiempo
para deshacerlo todo
para deshacerme entera
nunca te importó colmarme
y después irte:
nunca te importó quererme
resucitando a besos la muerte
nunca te importó rebosar
mi soledad con tu ausencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *