Desconexión

abril,2018

Estoy bastante desconectada de redes sociales. Me siento más sana. Como mejor, hago deporte y veo más la Luz del sol. He vuelto a meditar. Disfruto mucho más de leer y escribir. Le estoy dando al maquillaje – y me estoy arruinando-. Me siento mejor conmigo misma. No sé. Con más energía, más vital y más conectada a lo que realmente importa. Parecen cosas que no van de la mano con tener instagram, pero si van. Van mucho. Sé que volveré a estar enganchada, que cotillearé a la novia de Jaden Smith y todas vuestras stories. Sé que tendré que hacer cosas y se me irá el tiempo delante de una pantalla. Sé que volveré a hacer la gilipollas cuando me enfoque con la cámara. Sé todo eso, pero por ahora prefiero estar con el móvil fuera de mi alcance e ir publicando de un modo más práctico. Las redes están bien hasta que se nos van de las manos. Al final acabamos siendo esclavos de nosotros mismos. Lo que más echo de menos es tumbarme tranquilamente a hablar con algún ciber amigo sobre la vida. Pero la vida real está ahí afuera y se nos escapa. Estoy escuchando el agua del te hirviendo, voy a echar dos bolsitas ya porque si no se va a consumir, se quemará el cazo y olerá a chamuscado. No nos quememos tanto con todo esto. Os abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *