aún quela, aún quela

Aquí, con Ali o Alé. ¿Ali?, ¿Alé? Alié, gesticula. ¿Alieuouuuuuu?, ¿what? Ella me llama Glasia, con l y s. Gracia, gracia, le corrijo.Glasia, Glasia, me dice. Ok, sí, Glasia, le digo. Y nos reímos. Mientras ella borda una rebequita blanca que dice que le llevará días, yo como tofu con verduras y busco en google lugares que me recomienda visitar en China – Hunan, Hubei, Hainan-. No sabía que había playas tan bonitas en China. Me hace el signo redondo con los dedos cada vez que le enseño una playa y cerezos. Como diciendo: chapó. Qué graciosa, por dios.Me enseña fotos de su nieto con su hijo y la novia. Aquí, dos, BBVA, dice. Ohhh, muy bien muy bien, le digo. Y la rebequita es para tu nieto, ohh. No, me dice, para mí, y se pone el trozo encima. Aún quela, dice. Aún quela, aún quela, digo. Nos reímos. Su marido se ríe 5 metros al lado, está viendo la tv en el hall-salón que está pegado al mostrador de comida. Le enseño fotos de un amigo en China. Guapo, guapo, dice. Me llama mi hermano por el whatssap y Alé le saluda con la mano. No te ve, es una imagen fija, le digo, y sigue saludando. Mi hermano dice “tráeme la cuenta” en chino y ella ríe. Guapo, guapo, dice. Entran mexicanos , árabes y franceses y nos vamos contando anécdotas. Hablamos de las lámparas de libélulas, del feng shui y los monjes. Creo que Alé quiere adoptarme, me coge muy fuerte de las manos. Volveré, te regalaré una libélula. Guapa, guapa, dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *